Cómo conocí a Roald Dahl

30ac768100000578-3420922-image-m-124_1454089702290

A mis sobrinos.

Hoy 13 de septiembre se celebran 100 años del nacimiento de Roald Dahl (1916-1990), uno de mis escritores favoritos, por eso no quise que se terminara el día sin antes escribir al menos un breve texto sobre él. Sin entrar en detalles biográficos, que son fácil de consultar en línea, me gustaría hablar más bien de esa extraña pero asombrosa relación que establecemos los lectores con algunos escritores, con los grandes. Porque sin importar el tiempo que pase o de qué generación seamos sus lectores, siempre es posible seguir relacionándonos con ellos. Esto es lo que me sucede con Roald Dahl. Ya de niña conocía algunas de sus historias, más a voces que de lecturas. Y estoy segura de que una enorme cantidad de personas han leído, visto, escuchado o al menos oído mencionar alguno de sus cuentos, pues es tan popular que ha sido traducido y reeditado a lo largo de los años. Además, se han hecho animaciones de algunas de sus historias, así como adaptaciones para películas. Por mencionar algunos de los títulos más famosos están: Los Gremlins (1943), James y el melocotón gigante (1961), El Súperzorro o Fantástico Sr. Fox (1966), Las Brujas (1983), Matilda (1988); y de poesía Cuentos en verso para niños perversos (1982). Seguir leyendo “Cómo conocí a Roald Dahl”

Taller: Los jóvenes para los jóvenes

El ilustrador Julián Cicero y yo vamos a impartir un taller de literatura infantil para jóvenes escritores e ilustradores. El taller pertenece a la “Cátedra Extraordinaria Rigoberta Menchú Tum”, de la UNAM, y tiene como objetivo producir textos ilustrados de literatura infantil dentro de los valores que promueve dicha cátedra. Se impartirá los días lunes a partir del 19 de septiembre y tiene una duración de 5 semanas.

monalisa
Por Julián Cicero

Seguir leyendo “Taller: Los jóvenes para los jóvenes”

El arte del “casi”

84-8488-156-3i2Alguna vez has escuchado aquel dicho “si vas a hacer las cosas hazlas bien, o mejor las hagas”, creo que esto tiene un gran sentido en muchos contextos, sobre todo cuando se trata de realizar un trabajo o un deber, hay que hacerlo bien, por un lado, y con buena actitud, por el otro. Sin embargo, en cuanto a hacerlo bien depende en mucho de qué trabajo estemos realizando y si es la primera vez que probamos. Por ejemplo, si yo nunca he escrito un poema, posiblemente el primero, segundo o tercer poema que escriba no serán excelentes poemas, aquí es cuando podemos pensar en aquel otro dicho “la práctica hace al maestro”, lo que quiere decir es que si sigo escribiendo poemas, si leo poesía, si aprendo de rima, conteo silábico, figuras retóricas, etcétera, será más probable que mis siguientes poemas estén mejor escritos y que quizás uno de ellos resulte ser excelente. Pero no lo sabré si no lo intento. Seguir leyendo “El arte del “casi””

En el verano

Captura de pantalla (47)El tiempo es la unidad que el hombre ha asignado para medir la duración de las cosas, y aunque es universal, a veces parece depender de nuestra percepción. “Nada pasa tan rápido como la infancia”, dicen con añoranza algunos adultos. Si para estos, el tiempo es subjetivo, para los niños que juegan una buena parte del día, lo es aún más.

Los niños viven el año escolar a la espera de las vacaciones. Pero en invierno es por la Navidad y los regalos. Además, debido al frío, no siempre pueden jugar en la calle y tienen que andar como robots bajo montones y montones de capas de ropa. El verano es, en cambio, el mayor periodo de vacaciones, de uno a dos meses en los que las más extrañas y maravillosas aventuras pueden suceder. Por eso, me atrevo a decir, que el verano ofrece los mayores recuerdos de la infancia. Seguir leyendo “En el verano”

La luna está hecha de queso

En 1546 John Heywood escribió en uno de sus proverbios The moon is made of greene [sic] cheese, es éste quizás el registro más antiguo que tenemos en el que se compara la luna con un queso. Los proverbios de Heywood, así como sus obras de teatro y poemas tuvieron un fuerte auge durante los siglos XVI y XVII, por lo que resulta fácil suponer que la comparación que hace entre el satélite y el manjar amarillo se conociera bastante bien por la época. Y aunque el escritor inglés alude a un queso verde, la explicación está en el engaño que encierra una luna de queso.

Sea éste el origen o no de la idea es cierto que la relación entre estos dos elementos ha gozado en todas las tradiciones de gran popularidad, pues es tan evidente que hasta un niño que mire al cielo en la noche podría elaborarla. La luna así, circular, amarilla o blanca con sus cráteres que, vistos a distancia, lucen como los agujeros del queso se repite en el imaginario. Pero también se repite cierta idea del engaño, dice Heywood: “Tú haces las circunstancias para hacerme creer, o pensar, que la luna es de queso verde” (You set circumstances to make me believe / Or think, that the moon is made of greene cheese [sic]); sin embargo, la luna hecha de queso no es nunca un queso real, el proverbio nos lo advierte y lo mismo han hecho otros autores en otros relatos. Seguir leyendo “La luna está hecha de queso”