En el verano

Captura de pantalla (47)El tiempo es la unidad que el hombre ha asignado para medir la duración de las cosas, y aunque es universal, a veces parece depender de nuestra percepción. “Nada pasa tan rápido como la infancia”, dicen con añoranza algunos adultos. Si para estos, el tiempo es subjetivo, para los niños que juegan una buena parte del día, lo es aún más.

Los niños viven el año escolar a la espera de las vacaciones. Pero en invierno es por la Navidad y los regalos. Además, debido al frío, no siempre pueden jugar en la calle y tienen que andar como robots bajo montones y montones de capas de ropa. El verano es, en cambio, el mayor periodo de vacaciones, de uno a dos meses en los que las más extrañas y maravillosas aventuras pueden suceder. Por eso, me atrevo a decir, que el verano ofrece los mayores recuerdos de la infancia. Seguir leyendo “En el verano”

Anuncios

La luna está hecha de queso

En 1546 John Heywood escribió en uno de sus proverbios The moon is made of greene [sic] cheese, es éste quizás el registro más antiguo que tenemos en el que se compara la luna con un queso. Los proverbios de Heywood, así como sus obras de teatro y poemas tuvieron un fuerte auge durante los siglos XVI y XVII, por lo que resulta fácil suponer que la comparación que hace entre el satélite y el manjar amarillo se conociera bastante bien por la época. Y aunque el escritor inglés alude a un queso verde, la explicación está en el engaño que encierra una luna de queso.

Sea éste el origen o no de la idea es cierto que la relación entre estos dos elementos ha gozado en todas las tradiciones de gran popularidad, pues es tan evidente que hasta un niño que mire al cielo en la noche podría elaborarla. La luna así, circular, amarilla o blanca con sus cráteres que, vistos a distancia, lucen como los agujeros del queso se repite en el imaginario. Pero también se repite cierta idea del engaño, dice Heywood: “Tú haces las circunstancias para hacerme creer, o pensar, que la luna es de queso verde” (You set circumstances to make me believe / Or think, that the moon is made of greene cheese [sic]); sin embargo, la luna hecha de queso no es nunca un queso real, el proverbio nos lo advierte y lo mismo han hecho otros autores en otros relatos. Seguir leyendo “La luna está hecha de queso”

El libro salvaje, de Juan Villoro

interiorEl libro salvaje es una de esas joyas de la literatura mexicana que parecieran estar escondidas, como el libro al que alude el título; es un libro salvaje que quiere que nosotros lo encontremos y descifremos así su historia. Se trata de una novela juvenil contada por Juan, un chico de 13 años, y aunque es la historia de un adolescente el lector que se acerque a ella, sin importar su edad, encontrará, además de aventuras, recuerdos de su infancia, de sus primeras lecturas y hasta del primer amor.

La historia de Juan comienza cuando se da cuenta de que las cosas están empezando a ser diferentes en casa. ¿Qué pasaría si un día todo lo que conoces, tu familia, tu casa… cambiara? ¿Si tus papás siguieran siendo tus papás, pero ya no vivieran juntos? ¿Si tu hermana y tu mascota se fueran temporalmente a vivir a otra casa? ¿Si tu madre te dijera que vas a pasar las vacaciones largas en casa de un pariente al que no has visto en mucho tiempo y a quien consideras loco? Seguir leyendo “El libro salvaje, de Juan Villoro”

Historias infantiles para cualquier edad

El domingo 4 de mayo se publicó en el suplemento cultural Confabulario, de El Universal, el texto que ahora les comparto: “Historias infantiles para cualquier edad”, sobre literatura infantil y el autor e ilustrador Oliver Jeffers.

La discusión en torno a la literatura infantil existe porque al ser humano le gusta encasillar las cosas del mundo para darle orden y sentido a lo que le rodea. Es evidente que Cien años de soledad, de García Márquez, y El globo, de Isol, no están ni estarán nunca en el mismo cajón, a pesar de que ambas son excelentes obras literarias. Lo que no se argumenta de manera clara es por qué libros como el primero pertenecen a lo que llamamos la literatura (a secas) y ejemplos como el segundo a la literatura infantil. Podría suponerse que el segundo lleva tal adjetivo porque se le piensa escrito para niños. Pero no creo que un escritor (como García Márquez) piense que lo que escribe es para “adultos” o “no niños”. Las etiquetas, sin embargo, parecen hacernos sentir cómodos. Seguir leyendo “Historias infantiles para cualquier edad”

La infancia en un abrir y cerrar de ojos

Cuando niños todos jugamos por lo menos una vez a ser adultos, representando el papel de maestros, doctores, constructores, veterinarios, astronautas, vaqueros y hasta papás, de alguna manera a todos nos encantaba fingir lo que hacen los adultos. Sin embargo, cuando crecemos, y finalmente nos convertimos en ellos, miramos con nostalgia nuestra infancia. Extrañamos los días en que nos dedicábamos, sobre todas las cosas, a jugar. Más de una vez he escuchado decir que la infancia se va en un abrir y cerrar de ojos. Por fortuna, aunque sintamos que el tiempo pasa volando, convertirnos de niños en adultos es un proceso que no se da de la noche a la mañana, lo que nos permite disfrutar más de nuestra niñez y hacerla más entrañable cuando finalmente se ha ido.

¿Pero qué pasaría si, efectivamente, en un abrir y cerrar de ojos ya no fueras sólo un niño? Seguir leyendo “La infancia en un abrir y cerrar de ojos”